Connect with us

Apps

Uber y Uber Eats ya implementaron una función de compras de supermercado después de la adquisición de Cornershop

Published

on

Borrador automático

Hace algunas semanas Uber concretó la adquisición de Cornershop, aplicación chilena de reparto de pedidos de supermercado, con presencia en 19 ciudades repartidas a lo largo de su país de origen, Brasil, Colombia, Perú, México y Canadá.

Tras dar este paso, las aplicaciones Uber y Uber Eats ya implementaron una función de compras de supermercado, la cual se encuentra disponible en los países donde opera Cornershop, salvo en México.

Extendiendo la cobertura original de Cornershop, Uber fusionó los servicios de su recién adquirida app, para brindarlos a través Uber Eats y también mediante su aplicación de transporte de pasajeros. De esta forma, el servicio de encargo de compras de supermercado ya se encuentra operativo en 90 ciudades de Latinoamérica y Canadá, quedando postergada la inclusión de México, donde aún se encuentra en trámite la adquisición de su filial local.

En tiempos marcados por la pandemia de COVID-19, las compras de en línea han estado más presentes que nunca. De acuerdo a cifras compartidas por Uber, desde marzo la demanda de este servicio ha aumentado en un 197%. En medio de la dinámica tras la “nueva normalidad”, esta adquisición llega en buen momento para diversificar la oferta de servicios de Uber.

Uber comenzó con la premisa de que las personas puedan llegan más fácilmente a donde necesiten ir. Desde entonces, hemos evolucionado para conectarlos con la comida de sus restaurantes favoritos y ahora, estamos entusiasmados de llevar nuestra experiencia tecnológica a todo el mundo junto con el equipo de Cornershop”, señaló Eduardo Donnelly, Director General de Uber Eats para América Latina.

A diferencia de la mayoría de las aplicaciones para encargar comida, en las que los repartidores sólo se encargan de llevar un paquete desde un punto a otro, en Cornershop cada compra cuenta con un “shopper” encargado de realizar personalmente la compra y de hacer entrega del pedido en un plazo máximo de 90 minutos.

En cuanto a cobros, Cornershop realiza dos cargos, uno inicial de un 85% del total del pedido, el cual se complementa con el cobro de la diferencia tras finalizar la compra. El cargo por servicio se encuentra aplicado con anterioridad en el catálogo de productos, variando entre un 6% a 18%.

Creada en 2015, esta app —que también opera a través de una versión web—experimentó un sostenido crecimiento, gracias a lo novedosa y efectiva que resultó su propuesta en los territorios bajo los que desplegó su servicio.

En la medida que se fue consolidando, esta aplicación de compra y reparto de mercadería captó el interés de grandes empresas como Walmart para su adquisición. Sin embargo, fue Uber quien logró hacerse con ella, por una cifra cercana a los $450 millones de dólares. La compra fue tramitada por seis meses, hasta el pasado 29 de mayo, cuando la Fiscalía Nacional Económica chilena autorizó la toma de control por parte de la empresa estadounidense.

Este movimiento convirtió a Cornershop en una de las startups más valiosas de América Latina en los últimos años, dado el precio de la transacción y las implicancias de haber despertado el interés de una empresa líder de su área. Esta valoración significó la captación de una mayor atención a nivel internacional, llegando incluso a ser destacada por Forbes.

Esta es una señal más del interés que tiene Uber por dominar los repartos de comida, sumando a sus servicios la compra de mercadería. Bajo una dinámica similar, recientemente se confirmó la compra de Postmates, para extender esta opción también a Estados Unidos.

Conoce como vivir una Vida más Saludable
A %d blogueros les gusta esto: